TARJETA ROJA: ¡FUE GOL DE YEPES!

Ya se cumplió un mes del partido de Colombia ante Brasil en Fortaleza. Y todavía resuenan en los oídos colombianos las críticas al arbitraje, los errores de planteamiento, la brutalidad del juego auriverde dedicados a la cacería de piernas nacionales, la dolorosa eliminación. Pero lo que más se oye de aquel partido es la frase de combate “fue gol de Yepes”.

Iván Mejía Álvarez

Para algunos la citada frase es un desconocimiento del reglamento, una invitación a ser tramposos y una serie de argumentos negativos. Allá ellos y sus puntos de vista, están en todo el derecho de tomarla así. En el tema reglamentario tienen razón, la jugada de gol no era válida, por más que se le quieran buscar aristas, esguinces y adehalas al reglamento.

Para otros, entre quienes se incluye este periodista, la frase dejó de ser un tópico relativo al partido y se convirtió en una invitación a creer, a tener fe en el futuro, a pensar que si podemos salir adelante en el país, en todos los órdenes, que las cosas para nuestros hijos y nietos serán diferentes gracias al potencial humano que existe en la patria.

Miren no mas lo que es el presente y  el futuro de esta selección. Miren la cantidad de buenos jugadores que tiene el equipo y miren la edad y madurez de la mayoría de estos futbolistas pensando en Copas América y en el Mundial de Rusia. La selección está ahí, existe, es real, tiene magnifica cara, posee un futuro sensacional si se potencian algunos valores y se hacen ligeros replanteamientos en algunas posiciones.

Conseguir reemplazos para Yepes y Mondragón, buscar otro marcador izquierdo, encontrar otro zaguero central de categoría y nivel, localizar un volante de marca que dé algunas prestaciones diferentes. Y de ahí para adelante están los actores. ¿Cómo negarle a Cuadrado, James, ‘Juanfer’ Quintero, Ibarbo, Bacca y Falcao su validez mundial, su categoría, su nivel para competir en cualquier parte? No, si lo que hay es selección.

A  la gran mayoría le gustaría que Pékerman siguiera en su proceso y afrontara estos ligeros retoques, estos matices, sabiendo que tiene buen ojo  y que es dedicado y profesional.

Pero también el país tiene que estar tranquilo si el técnico argentino decide no continuar o si las conversaciones no llegan a buen término. Lo importante en un equipo de fútbol es la nómina, los jugadores, la plantilla. Si no hay buenos futbolistas pueden estar dirigiendo Guardiola, Mourinho, Löw o Van Gaal  y las cosas no saldrán bien. El técnico es apenas un porcentaje, entre el 20 y el 30%, pero lo básico es la materia prima.

La espera por Pékerman se está haciendo larga y existen unos compromisos internacionales planificados por los dirigentes, sin el visto bueno del técnico argentino, que pueden ser relativamente peligrosos y que carecen de sentido: ir a la cueva del lobo a enfrentar a Brasil y visitar a Estados Unidos no parecen los partidos adecuados para el momento y eso ya  se los hizo saber Pékerman a los dirigentes.

 

En fin, se espera que cuando esta revista esté en sus manos haya terminado la espera y se tengan definiciones sobre quien dirigirá, como se trabajará y qué sigue para la selección Colombia.

Mientras haya buenos jugadores, como tiene Colombia en este momento, la fe esta intacta. Claro, mejor con Pékerman, pero si no es con él ya vendrá otro, porque lo realmente importante para matizar el tema y dejarlo bien claro es que: “fue gol de Yepes”.