ALFONSO CAÑÓN: EL JUGADOR LEYENDA DE SANTA FE

Este domingo 20 de marzo cumple 70 años el máximo goleador de Santa Fe. Brillante en la conducción de la pelota, dueño de una fundamentación técnica envidiable y poseedor de una gran precisión para rematar al arco rival: condiciones que lo convirtieron en el máximo goleador de Santa Fe, aunque actuaba como volante creativo. Tres veces campeón con los cardenales y figura descollante en el torneo que le dio al América de Cali su primera estrella. Esta es la historia, trayectoria y récord del ‘Maestrico’ Cañón…

 

Por Guillermo Ruiz Bonilla

 

Dijo en una ocasión el ya fallecido humorista estadounidense Josh Billings: “La vida no consiste en tener buenas cartas, sino en jugar bien las que uno tiene”.

Y es que para algunos la vida no es precisamente un cálido jardín de rosas como le sucediera a Alfonso Cañón, uno de los hombres más recordados e históricos de nuestro fútbol. Nació en el barrio Samper Mendoza de Bogotá y sus estudios primarios, como cualquier niño de escasos recursos en aquella época, los realizó en una escuela distrital llamada República de Honduras.

Cuando tenía nueve años y apenas empezaba a entender de la vida y sus vicisitudes, el destino le dio dos duros golpes: primero perdió a su padre y poco tiempo después fue Emilio, su hermano mayor, de 20 años, quien murió tras una extraña intoxicación.

La suerte no le sonreía: su adolescencia se convirtió en una adultez forzada y tuvo que ser el hombre de la casa para ayudar a su madre, una hermana mayor y tres hermanos menores que estudiaban, a quienes era preciso alimentar y vestir. Fue entonces cuando no tuvo más remedio que dejar los estudios de lado y trabajar arduamente, sin descanso, en un taller de fundición, con un sueldo de miseria.

Lo único que lo confortaba era el fútbol. Un juego de creciente afición en la Colombia de los años sesenta, para el que extrañamente parecía tener un don: no había sido formado en una escuela deportiva ni había recibido fundamentación técnica de algún instructor, pero su talento era bien conocido en los parques y potreros del centro y suroriente capitalino.

Es así que logra ingresar a los equipos amateurs Caribes del Sur’ y posteriormente el River Plate de Camilo Parra.

Una buena tarde y mientras Cañón anotaba goles a placer en uno de los tantos partidos juveniles de su onceno, Alfonso Sepúlveda se quedó mirándole con asombro: era el entrenador de las Divisiones Inferiores de Santa Fe y al apreciar su talento no dudó en vincularlo a una de sus escuadras, donde logró destacarse rápidamente, al punto que fue convocado por la Selección Cundinamarca para el torneo Nacional de 1963 que se celebraba en Girardot.

 

AL_opt

Selección Colombia 1964. Día del debut frente a Venezuela. Parados de izquierda a derecha: León Reyes, Julio Edgar ‘Chonto’ Gaviria, Orlando Herrera, Aníbal Niño, Sigifredo Ortega, Efraín ‘Pastusito’ Castillo. Abajo en el mismo orden: Henry Toscano, Alfonso Cañón, Fernando ‘Mico’ García, Hernando Piñeros y Ernesto Buitrago.

 

LA SELECCIÓN COLOMBIA

Su actuación en el mencionado torneo fue descollante y le valió la convocatoria para el Campeonato Sudamericano Sub 20 de 1964 que se celebró en nuestro país y que por aquel tiempo era conocido como el Torneo ‘Juventudes de América’. Debutó con el cuadro colombiano el 12 de enero de 1964 enfrentando a Venezuela, juego que se saldó con empate a un gol. Aquel equipo era dirigido por la dupla que integraban Antonio Julio De la Hoz y un jovial Efraín ‘Caimán’ Sánchez, que a sus 38 años, apenas acababa de dejar la actividad profesional como arquero de Millonarios. En cancha estuvieron León Reyes, Orlando Herrera, Julio Edgar ‘Chonto’ Gaviria, Sigifredo Ortega, Efraín ‘Pastusito’ Castillo, Alfonso Cañón, Aníbal Niño; Henry Toscano, Fernando ‘Mico’ García (ingresó Jorge Uribe), Hernando Piñeros y Álvaro Sinisterra.

Fue aquel un equipo importante y de buenos resultados que no pudo ser campeón por la mano negra del árbitro paraguayo Rodolfo Pérez Osorio, quien no quiso validar un gol legítimo convertido por Hernando Piñeros en el juego decisivo ante Uruguay y que hubiera significado el título para los nuestros. Al final fue derrota 1-0 frente a los ‘charrúas’ y en la tabla la Selección se acomodó tercera, igualada en puntos con el segundo, Paraguay.

Hablando sólo de Selección, regresó a la convocatoria para vestir la tricolor en 1966 con miras al choque frente a Chile en la fase eliminatoria previa a la Copa América de 1967. Justamente en el partido jugado el 30 de noviembre del 66 anotó su primer y único gol con Colombia. Sin embargo, su tanto no fue suficiente y la debacle en Santiago se consumó con un contundente 5-2 en contra. Entre 1968 y 1973 jugó siete partidos amistosos, generalmente contra clubes, que en su momento sirvieron como preparación para las eliminatorias al Mundial de México 70 y la Copa América 75.

 

AL2_opt

Santa Fe 1964. Primer año de Cañón como profesional. Parados de izquierda a derecha: Elías Abraham, Juan Montero, Ricardo Pegnoti, Efraín Castillo, Carlos Rodríguez, Carlos ‘Copetín’ Aponte. Abajo en el mismo orden: Alberto Dacquarti, Alfonso Cañón, Paulo Pisaneschi, José ‘Pepillo’ Marín, Héctor ‘Zipa’ González.

 

UNA HISTORIA DE ÉXITOS EN SANTA FE

Después de terminar su excelente campaña con el cuadro nacional en el Sudamericano, se incorporó al plantel profesional de Independiente Santa Fe haciendo su primera presentación en el profesionalismo de la mano del técnico brasileño Ayres Olten de Abreu, el 15 de Marzo de 1964 en Manizales, ante Once Caldas, en partido que terminó 2-2. Ese día lo acompañaron en el equipo cardenal: Elías Abraham; Carlos Rodríguez, Ricardo Pegnoti, Efraín ‘Pastusito’ Castillo, Carlos ‘Copetín’ Aponte; Jaime Silva; José ‘Pepillo’ Marín Paulo Pisaneschi, Néstor Villegas y Jorge Ramírez.

Su primer gol llegó sólo cuatro días después del debut. Fue ante Atlético Nacional y se lo anotó al portero Ernesto Lopera el 19 de Marzo en partido que igualaron 1-1. Su genialidad, sus pases milimétricos, su precisión en los remates y sus constantes goles le convirtieron en un preferido de la afición que le popularizó el apodo de ‘el maestrico’.

Alfonso fue campeón con Santa Fe en 1966 bajo la tutela de Gabriel Ochoa Uribe, después repitió la gesta en 1971 con Vladimir Popovic y finalmente en 1975 con el chileno Francisco Hormazábal, quedando así, junto a Carlos Aponte y Carlos Rodríguez, como uno de los tres jugadores que más títulos de liga ganó con la divisa de Santa Fe. Por si fuera poco quedó grabado en la historia dorada de la institución como máximo goleador con 146 goles y fue también el jugador que más veces vistió la camiseta del Santa Fe, con 505 partidos oficiales.

Pero además de sus buenas participaciones a nivel local, Alfonso Cañón incursionó con importancia en la Copa Libertadores: su primera vez en el escenario continental fue en la edición de 1967 debutando frente al Independiente Medellín, el 17 de febrero, con triunfo 2-0 (goles de Gelson y el propio Cañón) en el equipo que era dirigido por Gabriel Ochoa Uribe y donde se recuerda la presencia de Pablo Centurión; Claudionor Cardoso, ‘Waltinho’, Ignacio ‘Velitas’ Pérez, Hernando Piñeros, Delio ‘Maravilla’ Gamboa y Gelson De Oliveira, entre otros. Jugó después la Libertadores de 1972, certamen en el que Santa Fe no tuvo un buen concurso y salió apeado en fase de grupos. Ocho años después volvió al torneo pero vestido con la camiseta del América, llegando hasta las semifinales.

 

Santa Fe Raving 1967_opt

Copa Libertadores. Marzo 29 del 67. Santa Fe 1 – 2 Racing. Parados de izquierda a derecha: Oscar Martín, Juan Carlos Rulli, Rubén ‘Panadero’ Díaz, Juan Carlos ‘Chango’ Cárdenas, Miguel Ángel Mori, Norberto Raffo, Osvaldo Ayala (arquero de Santa Fe), Humberto Maschio, Roberto Perfumo, Juan José ‘Yaya’ Rodríguez, Alfio Basile. Abajo en el mismo orden: Pedro Galeano, Pablo Centurión, Orlando Marín, Pedro ‘Pollo’ Días, Alfonso Cañón, Claudionor Cardozo, Walter Moraes ‘Waltinho’, Hernando Piñeros, Delio ‘Maravilla’ Gamboa, Ignacio ‘Velitas’ Pérez, Gerson Viera, Luis Carrizo (arquero de Racing).

 

SE MARCHA AL BUCARAMANGA

A principios de 1976 se peleó con Guillermo ‘la Chiva’ Cortés, presidente cardenal, quien no le quiso reconocer un mejor contrato, razón por la que Cañón decidió retirarse parcialmente del fútbol. Sin embargo, para 1977 directivos del Atlético Bucaramanga fueron a buscarle en Bogotá y aceptó volver a las canchas. Tenía entonces 31 años y algunos kilos de más, pero sus grandes condiciones seguían intactas lo que permitió cuajar un buen torneo junto a Antonio Rivas, José Bareiro, Miguel Augusto Prince, Fernando ‘Bombillo’ Castro, Roberto Frascuelli, Ignacio ‘Nacho’ Morales, Eduardo Emilio Vilarete y Jorge Ariza, por solo mencionar algunos de los hombres ‘Leopardos’ que integraban aquella nómina y que contaba con la dirección técnica de Víctor Pignarelli. Los búcaros terminaron ocupando el quinto lugar con 56 puntos, en lo que fue calificado como una decorosa actuación.

 

FUGAZ PASO POR VENEZUELA Y SU VINCULACION A AMÉRICA

En 1978 Cañón se marchó al San Cristóbal de Venezuela y alcanzó a jugar algunos partidos en territorio extranjero, pero a la hora de firmar el contrato, Bucaramanga pidió una fortuna para cederlo, lo que truncó la negociación y lo llevó a pensar seriamente en el retiro. Entonces apareció de nuevo en su camino el Doctor Ochoa, quien le había manifestado que si arreglaba con América lo llevaría con él.

Fueron muchos sacrificios para ponerse bien físicamente, pero gracias a la constancia y al trabajo metódico que le ordenó el ‘Mono’ Rubio consiguió estar listo para debutar con los escarlatas en 1979. Le tocó someterse a rigurosas dietas y entrenaba todos los días pero demostró con lujo de detalles que todavía tenía cuerda para rato.

A Cañón no le tocaron las mejores cartas en su vida, pero jugó bien las que tuvo a mano y con su talento culminó su carrera deportiva de una manera brillante: hizo parte del plantel americano que le bordó al escudo su primera estrella de la historia: debitó con la camiseta roja el 7 de marzo en partido que le ganaron a Millonarios 1-0 con autogol de Jaime Rodríguez en el Pascual Guerrero. Carlos Alfredo Gay, Luis Alegría Valencia, Aurelio José Pascuttini, Luis Eduardo Reyes, Gabriel Chaparro, Gerardo González Aquino, Américo Quiñones, Juan Manuel Bataglia, Jorge Ramón Cáceres y Víctor Lugo fueron sus compañeros en aquella oportunidad.

Su primer gol se lo anotó a uno de sus ex equipos: el Bucaramanga, el 18 de marzo, en juego que ganaron por 1 – 0. Pero sin dudas, lo que nadie en Cali podrá olvidar fue el excelente partido que realizó el ‘Maestrico’ el 19 de diciembre de 1979, cuando América ganó el título, ya que además de anotar el primer gol, dio un concierto de sabiduría y talento en el manejo del colectivo. Actuó con los escarlatas los 10 cotejos de la Copa Libertadores 1980 logrando una anotación, frente a Santa Fe el 19 de marzo, y se despidió del club el 3 de agosto de 1980 en partido que perdieron con Millonarios en el Campín por 3 – 2.

 

  • Santa Fe vs. Oro Negro de Barrancabermeja. Noviembre 7 de 1971. Alfonso Cañón deja atrás toda la defensa de Oro Negro con habilidad y velocidad para enfrentar a Osvaldo Ayala y convertir el gol cardenal (1 - 1).

 

SUS ÚLTIMOS JUEGOS

En 1981 reapareció en el club de toda su vida: Santa Fe, por pedido expreso de su gran amigo Alonso ‘Cachaco’ Rodríguez, donde jugó algunos partidos para retirarse definitivamente de la actividad. Reemplazó a José Luis Carpene en partido que perdieron con Pereira 1 – 2 en el Campín el 30 de agosto, después tuvo minutos contra Cúcuta (1-1), actuó en su último clásico frente a Millonarios el 20 de septiembre (1-1) y ante Quindío anotó el último gol de su carrera a los 28 minutos batiendo al arquero Hernando ‘Pinta’ García (ganaron 6-3). Finalmente se retiró de la actividad de manera definitiva el 27 de septiembre enfrentando al otro equipo que le trajo gloria, el América, ante el que cayeron 3-1 en el Pascual Guerrero.

 

Actualmente Alfonso Cañón, cerca de cumplir los 70 años, sigue vinculado al fútbol mediante sus viejos amigos, con los cuales de vez en cuando se reúne para hablar de la pelota y rememorar las gestas del pasado, en su barrio de toda la vida: el Samper Mendoza. Fue además el guía de su hijo Roberto Alfonso, mientras éste jugó en diferentes equipos como Santa Fe, Medellín, Cúcuta y Bucaramanga.

 

AL07_opt

Ficha Técnica Nombre: Alfonso Cañón. Apodo: Maestrico. Nacimiento: en Bogotá, el 20 de marzo de 1946. Posición: Volante creativo o mediapunta. Santa Fe: 1964 al 76 y 1981 (505 partidos, 146 goles). Bucaramanga: 1977 (45 partidos, 3 goles). América: 1979 al 80 (58 partidos, 13 goles). Total en su carrera: Jugó 608 partidos, 162 goles. Características: Gran capacidad técnica, brillante en la conducción, creador y goleador de Santa Fe en toda su historia. Selecciones: Sub 20 (Juventudes de América) (1964).  Copa América (1966).  Preselección Copa América (1975). Preselección Eliminatorias (1969) al Mundial de México. Amistosos oficiales (1966 al 74). Actuó en el Unión Atlético Táchira de Venezuela. Copa Libertadores: Santa Fe (67 y 72): 15 partidos, 4 goles. América (1980): 10 partidos, 1 gol.