El Barcelona y la Juventus se han citado para el 6 de junio en el Estadio Olímpico de Berlín para disputar una final inédita de la Champions League, luego de eliminar respectivamente, al Bayern Múnich y el Real Madrid.

Sin dudas, la sorpresa más grande fue la caída del equipo ‘merengue’ que, a priori, era el favorito de plano para avanzar a la final. El juego de vuelta fue 1-1 y el marcador global se resolvió 3-2 en favor de los italianos.

Álvaro Morata, formado en la cantera del Madrid, fue el gran protagonista de la gesta blanquinegra pues anotó tanto en la ida, como en la vuelta.