La Jerarquía no se compra con euros

En el año 2011 empezó la multimillonaria inversión del PSG, luego que el grupo empresarial Qatar Investment Authority (QIA), comprara el 70% del equipo. Su objetivo principal era convertir al club en uno de los grandes del balompié europeo. Zlatan Ibrahimovic, David Beckham, Ezequiel Lavezzi, Edinson Cavani, fueron algunas de las primeras contrataciones rutilantes que llegaron a reforzar al elenco francés. La meta tenía como finalidad conseguir la Liga de Campeones en el primer año, sin embargo no se cumpliría y el París terminaría cayendo con el Barcelona en los cuartos de final de la Champions 2012/2013.

A pesar de dominar absolutamente la liga local, la obsesión de sus dueños era la obtención de un título internacional. Por lo que los jeques darían un golpe sobre la mesa, al contratar a Kilian Mbappe (180 millones de euros) y Neymar (222 millones de euros), siendo el brasileño el fichaje más caro de las historia.

No obstante, Ney ha estado rodeado de constantes lesiones y reiteradas polémicas por sus excesos fuera de la cancha, ocasionando fuertes críticas por parte de los medios de comunicación y exjugadores. Por si fuera poco, el conjunto que actualmente conduce el alemán Thomas Tuchel quedó eliminado tempranamente de Liga de Campeones, al ser derrotado por Manchester United en octavos de final. A ello se le suma la catastrófica caída en la final de la Copa Francesa ante el modesto Rennes por penales. Ahora el París Saint Germain deberá empezar de cero, con la mirada puesta en la Champions League del 2019-20.