El tema del racismo en el fútbol ha tomado mucha fuerza en Europa y existen diversas campañas que promulgan el respeto  en las tribunas, pero en Suramérica es un asunto que ha pasado casi desapercibido y las autoridades deportivas poca atención prestan a lo que dicen los aficionados desde las gradas. Sin embargo, la Confederación Brasileña de Fútbol decidió salirse del molde y tomar cartas en el asunto produciendo una sanción ejemplar que le ha dado la vuelta al mundo: eliminar al Gremio de la Copa Brasil por los insultos que un sector de su fanaticada profirió contra el arquero del Santos, Mário Lúcio Costa ‘Aranha’, en el partido de ida de los octavos de final. La decisión, inédita en América Latina, se dio luego de que los directivos analizaran los videos y se apoyaran en imágenes explicitas que muestran a los hinchas gritándole al portero rival “Macaco” (Mico o mono). La aficionada que aquí se ve en la foto vociferando, fue reseñada con especial atención por los medios y el mundo se le fue encima pues fue llamada a declarar por la policía, bajo el argumento de injuria, y por si fuera poco, fue despedida de su trabajo. ¿Estaremos preparados en Colombia para algo similar, donde los cánticos y ofensas racistas son el pan de cada partido?

 

Tagged as