Patito con suerte

Alexandre Pato hasta hace solo unos años era visto como el nuevo prodigio de Brasil. Debutó con solo 16 años en el Inter de Porto Alegre, en 2006 se convirtió en el jugador más joven de toda la historia en marcar goles en una competición oficial de la FIFA durante el Mundial de Clubes con 17 años y tres meses, fue adquirido por el Milán a cambio de 24 millones de euros y se puso a la espalda, la número 7 que pertenecía antes al gran Andriy Shevchenko.

Desde luego también fue convocado para la selección brasileña de mayores desde los 19 años y estuvo en la Copa América de 2011 con auriverdes. No obstante, desde aquel año su nivel empezó a sufrir un declive inesperado. Las lesiones de todo tipo, algunas de ellas con largas incapacidades de por medio, no lo dejaron en paz y pese a que en algún momento hubo interés de equipos europeos en ficharle, hoy a sus 25 años, Pato vive solo de los recuerdos.

En 2013 regresó a su país para jugar con Corinthians, no le fue bien y desde el año pasado actúa para el Sao Pablo sin mayor figuración. Sin embargo, no todo es malo en la vida de Alexandre, quien ha sido de malas en el juego pero muy de buenas en el amor, pues desde hace unos meses tiene por novia a esta despampanante rubia.

Se trata de Fiorella Mattheis, modelo brasileña de padres alemanes, hija de un ex piloto de automovilismo y quien tras un frustrado matrimonio con un reconocido judoka del país, encontró de nuevo el amor en los brazos del buen Pato, a quien se le ve ahora muy dichoso y rozagante. Es que si tiene el consuelo de la sensual Fiorella todas las noches, que su carrera deportiva esté patas arriba debe importarle poco y nada.

DISFRÚTENLA…