El crack argentino cobró un raro penal en la victoria de Barcelona 6 – 1 sobre el Celta de Vigo. Muchos consideraron que la genialidad fue un homenaje a Cruyff, para otros fue una humillación al rival.

 

En el partido en que los ‘culés’ golearon al Celta el delantero Lionel Messi sólo marcó un tanto. Pero el crack también colaboró para que Luis Suárez anotara un raro gol, que sería el que completaría su tripleta: el argentino cobró un penalti con suavidad, un toque a la derecha que aprovechó el uruguayo para mandarla al fondo de la red. La jugada fue para muchos una jugada inútil, para otros una ofensa al rival y para los fanáticos del jugador, una genialidad más, en homenaje a Johan Cruyff.

Medios como Olé, La Gazzetta dello Sport, Bild, The Guardian, Mirror y L’Equipe se deshicieron en elogios al delantero del Barcelona. Ante las críticas, Luis Enrique, técnico del Barcelona, se quejó diciendo que es mucho más aceptada una falta que una jugada de fantasía.