Con mucho ímpetu arrancó el partido y los goles no demoraron en llegar. Al minuto 10’ el Paris Saint-Germain se fue arriba en el marcador con gol del defensor brasileño David Luiz que venció por primera vez la red azulgrana en esta temporada. Ter Stegen fue el portero que recibió la anotación, el chileno Claudio Bravo será al parecer el arquero de la Liga únicamente.

Pero el Barcelona no se amilanó y rápidamente se juntaron Iniesta y Messi, hicieron una pared y finalmente fue ´La Pulga´ quien entrando al área empató parcialmente el juego al 12’.

El partido no bajó de ritmo, continuaron las llegadas de Cavani por el local y en el equipo catalán apareció Neymar. Sin embargo fue al minuto 27 Marco Verratti quien anotó de cabeza tras un centro desde la derecha dejando el 2-1 con el que terminaría la primera parte. Mascherano pudo empatar cuatro minutos después del segundo gol de los franceses pero apareció David Luiz para impedir el tanto.

El partido inició con el mismo ritmo infernal de la primera mitad. El PSG que no pudo contar con Ibrahimovic por lesión encontró en su plantilla quien la envocara de nuevo. Matuidi puso al minuto 54’ el tercer gol de los parisinos a pase desde la derecha de Van der Wiel.

Pero de inmediato casi calcado como en el arranque del partido, el Barcelona acotó la diferencia por intermedio de Neymar que definió exquisitamente dentro de las dieciocho venciendo a Sirigu.

Los de casa quisieron ir por más y apenas unos minutos después por poco anota gracias a dos llegadas de Javier Pastore y Cavani, en las que respondió bien Ter Stegen.

El partido bajó de nivel debido al esquema trabado que propuso el PSG, fue hasta el 82′ que el Barcelona se volvió a aproximar con gran peligro pero de manera impresionante apareció Marquinhos quien mandó al tiro de esquina un remate de Jordi Alba.

Al minuto 85 fue de nuevo la visita la que por poco anota con remate fuerte de Munir que terminó en el vertical izquierdo de Sirigu. Al 90′ Sandro también desperdició una clara oportunidad ante Sirigu.

El PSG no se quedó atrás y tuvo tres contragolpes seguidos con Cavani como protagonista que no pudo definir. Al final la victoria fue para los de casa.