Reyes, en la mira…

Por: Andrés Magri G.
Director Revista Fútbol Total

René Higuita, Jorge Bermúdez, Oscar Córdoba, Iván Valenciano, Falcao García, Freddy Guarín, James Rodríguez, Santiago Arias, Duván Zapata, Juan Fernando Quintero… Todos ellos, nombres ilustres en la historia reciente del fútbol colombiano que comparten una misma característica: hicieron parte de la Selección Colombia Sub 20 y jugaron una Copa del Mundo en esta categoría.

El equipo Sub 20 es la base y el futuro mismo de un país. Francia fue campeón del Mundial juvenil en Turquía 2013 con hombres como Pogba, Umtiti o Areola y cinco años más tarde, en Rusia 2018 se consagró campeón Mundial en mayores. Todo es un proceso y el nuestro preocupa mucho.

Ver a Colombia en el Suramericano que se disputó en Rancagua fue un verdadero dolor de ojos. Mucho físico, mucha talla, poca técnica, poco cerebro. Jugadores grandotes y metelones con falta de fundamentación para parar un balón. No había quien hiciera una gambeta, quien pusiera el balón al piso para organizar un ataque, quien se tomara una pausa para pensar que hacer con la pelota, mientras los demás corren. Y concretamente en el ataque hubo un déficit terrible de gol. Apenas cuatro se marcaron en nueve partidos del torneo, sólo hubo una victoria en el hexagonal final… Y así se clasificó a Polonia 2019. Muy benévolo fue el fútbol con esta Colombia.

El problema no es la materia prima. Jugadores buenos, elegantes, con poder de definición los hay seguro por ahí en varios equipos aficionados y también profesionales. El asunto es la elección, la convocatoria, los hombres que Arturo Reyes elige. Ha antepuesto el biotipo físico a la sagacidad y el talento.

Su Colombia, la de Reyes, sufre demasiado para anotar un gol y mientras tanto hay dos jugadores en Europa con virtudes ofensivas, uno en el Inter (Eddie Salcedo), otro en el Manchester City (Ian Carlo Poveda), a los que el señor DT no le sirven. No le sirven según él porque “no cree que sienten la camiseta”, porque cometieron antes el ‘terrible error’ de haber jugado unos cuantos partidos para otra selección (cuando eran unos adolescentes). Como si aquello fuera un pecado digno de destierro.

No sabemos aún si Salcedo y Poveda serán cracks o un par de troncos. Pero algo deben tener si ya debutaron profesionalmente en el calcio y la Copa de la Liga Inglesa, respectivamente. Es más, a Poveda lo puso en cancha un tal Pep Guardiola. ¿Por qué a Reyes no le sirven?, ¿Por qué en tono desafiante dijo que no los va a llamar y punto? ¿Quién se cree Reyes para negarle a Colombia la oportunidad de contar a futuro dos jugadores tan prometedores?, ¿Por qué si los chicos han declarado que sueñan con una oportunidad en la tricolor, no dárselas?

Arturo Reyes debutó como entrenador en 2008. Dirigió a Bucaramanga en las últimas cinco fechas y el equipo se fue al descenso. Luego se hizo cargo del equipo sub 20 de Academia y pasó después al Barranquilla FC, de la B. En 2013 le dieron chance de dirigir a Equidad: estuvo 18 partidos en los que apenas consiguió una victoria. En 2017 fue asistente técnico de Julio Comesaña en el Junior. Mirando detenidamente su trayectoria, no quedan claro cuáles fueron los logros y hazañas que hizo para que le soltaran una responsabilidad tan grande como la de dirigir a Colombia Sub 20, ni se entiende mucho menos como combinará este trabajo con el de asistente de Queiroz. Lo único cierto es que el trabajo de Reyes empieza a estar bajo la lupa y preocupa mucho no sólo la pobre producción futbolística de sus equipos, sino también la manera arbitraria en que confecciona las convocatorias.

Por: Andrés Magri G.
Director Revista Fútbol Total

Tagged as