RIVER Y QUINTERO GANAN EL PARTIDO DE SUS VIDAS, ESPAÑA APLAUDE DE PIE

Por Jorge Barraza
Emotiva, intensa, dramática, espectacular, inolvidable final de Libertadores que genera el vilipendiado pero siempre maravilloso fútbol argentino, en el que la pasión a menudo desborda los cauces y la adrenalina suele tapar al juego, pero que está permanentemente vivo y es una caja de resonancia sin par.

Lo de la “Final del Mundo” era un exagerado eslogan promocional, muy criticado, pero terminó siendo bastante aproximado a lo visto por la tensión y la entrega notable de todos los jugadores, que lucharon con el alma, conscientes de todo lo que representaban. Por el angustioso alargue, por Boca diezmado, con nueve, y jugándose la carta postrera del empate con su arquero en el área contraria… Carta que casi se le da cuando el palo le negó el gol a Jara en el minuto 120… Por algunas actuaciones conmovedoras como la del uruguayo Nahitán Nández… Por los cuatro goles, que fueron de altísima factura los tres primeros y no apto para cardíacos el último. Porque el imán que significan Boca y River lograron un marco multitudinario a 10.000 kilómetros de Buenos Aires… Porque la promesa de superclásico atrajo a decenas de personajes del fútbol internacional al estadio del Real Madrid y porque los 350 millones televidentes que lo siguieron en el mundo no quedaron defraudados sino agradecidos.

Las piedras, postergaciones y reclamos previos quedaron olvidados por un partido que ya está en la historia. En verdad, los dos choques fueron memorables y modélicos. Los protagonistas dejaron la sangre en el césped, pero actuaron con respeto y limpieza. Hubo fútbol puro, con las extremas precauciones que implica un duelo de tal magnitud, en el que se apuesta tanto, pero cuando calentaron motores se jugó a ganador.

River y Boca enaltecieron al fútbol sudamericano en el campo. Ofrecieron al gran público internacional la vibración y el carácter que puede alcanzar el juego en nuestro continente. Y así como se les fustigó en las últimas semanas, cabe ahora agradecerles. “Una jornada inolvidable, tanto para los que vinieron de lejos como para los que nos encontramos este regalo caído del cielo en el jardín de nuestra casa”, escribió en su editorial Alfredo Relaño, director del diario As. “Las emociones encendidas desde muchas horas antes, un encuentro vivido con una pasión casi desconocida en el fútbol europeo… Ni un solo incidente, deportividad y sobre todo fútbol. Esto es lo que se merecían dos camisetas históricas y una afición, como la argentina, que sabe, que entiende este deporte como pocas”, señaló Mario Gómez Estrela en Marca.

Ese es el sentir general de los europeos, cautivados por este pasional superclásico jugado increíblemente en España. Seguimos lamentando que nos arrancaran la final de la Argentina, pero debemos convenir que la Copa tuvo una exposición universal como nunca en 59 ediciones.

El partido interminable duró 130 minutos con los añadidos, pero por fin acabó. En un contexto extraño por el marco madrileño del Santiago Bernabéu, River logró su cuarta corona de América. Es campeón porque tiene más juego que Boca, más inteligencia para afrontar estos partidos, más fibra, mejores jugadores y un técnico que desnivela a su colega.

Los cuatro goles fueron para enmarcar, decimos. Cuando parecía que se iban al descanso sin emociones, explotó el Bernabéu. Andrada, arquero de Boca, falló un rechazo con los pies y generó un adelantamiento de líneas de todo River, que olfateó el gol. Pero hubo un despeje de la defensa xeneize y nació una contra perfecta: el uruguayo Nández metió un pase fantástico en profundidad para Benedetto y este definió con seguridad y maestría a un rincón. Gol de alto nivel. Ahí, la pintura del partido se puso a tono con el marco.

River salió con su único delantero disponible (Pratto) y en lugar de acompañarlo con volantes de mucho juego que pudieran acompañarlo en la llegada, juntó tres hombres de marca (Ponzio, Enzo Pérez y Palacios), uno de dinámica (Nacho Fernández) y apenas uno de creación (Pity Martínez). La conclusión es que no llegó en todo el primer tiempo. La desventaja llevó a Gallardo a cambiar los papeles y dio un vuelco al partido: salió el capitán Ponzio, hombre de marca y pierna fuerte, y metió a un talentoso: Juan Fernando Quintero, zurda de oro. Los jugadores leen las intenciones del entrenador en un cambio. Era un mensaje claro: hay que jugar más y adelantar líneas.

Y River pasó a comandar mental y futbolísticamente el trámite. Quintero, de inmensas condiciones pero que por alguna curiosa razón siempre termina como suplente en todos los clubes donde va, tuvo el día más luminoso de su vida. Empezó a juntarse con Nacho Fernández (grandísima tarea), con Pratto, con Palacios, y River comenzó a inquietar a Boca. Llegó el empate en una monumental jugada colectiva y definición perfecta de Pratto. Luego el gol de la tarde, que hizo explotar a tres países: España, Argentina y Colombia. De frente al arco, Quintero paró un pase preciso de Mayada y sacó un zurdazo sensacional al ángulo izquierdo alto de Andrada. Un gol de esos que se recuerdan por décadas. Ahí mismo la televisión reflejó las caras de los jugadores de Boca y parecían decir, a coro: “Estamos perdidos”. Porque Boca sabe que no tiene fútbol para levantar. Menos ante River. Y porque ya estaba con un hombre menos por expulsión de Wilmar Barrios. Una irresponsabilidad suya, pisó a un rival estando ya amonestado en una jugada que no conllevaba peligro. Boca nunca pudo superar la inferioridad numérica.

Lo que medió entre el estallido que supuso el 2-1 de River -iban 108 minutos- hasta los 123 que duró el alargue fue volcánico. Boca se debatió con amor propio, con las agallas de Nández, Izquierdoz, Buffarini… Se rompió Gago y debió salir dejando al equipo con nueve porque ya se habían hecho los cuatro cambios y Boca quedó a merced de una goleada. Su arquero se fue a jugar de delantero y en una contra Pity Martínez, sólo desde ante de la mediacancha, marcó el 3-1 final. Telón de infarto para la Libertadores más polémica de todas. Pero telón con el público aplaudiendo de pie.