Al-Rayyan de Catar confirmó el fichaje de James Rodríguez. Ganaría 1 millón de euros al mes por 3 años de contrato.

El volante colombiano de 30 años, termina su travesía en el fútbol europeo, y llega a una exótica liga donde espera tener minutos y ser una opción fija de Reinaldo Rueda para la Selección Colombia.

El cucuteño arribó al viejo continente en el 2010 convirtiéndose en jugador de Porto. Con el club portugués tuvo un destacado paso, en el que obtuvo 7 títulos.

Su buen desempeño lo llevaron a que el Mónaco pusiera sus ojos en él, y lo fichara por cinco años. En el cuadro monegasco permanecería un año, pues gracias al magnífico Mundial de Brasil que tuvo, siendo goleador con 6 tantos, fue adquirido por el Real Madrid como uno de los fichajes más caros del momento (80 millones de euros).

Pese a tener una primera temporada de ensueño, el desempeño de James fue bajando poco a poco, y los problemas extra deportivos mermaron su rendimiento. Con todo y esto, el creativo consiguió 6 títulos con los ‘Merengues’.

El Bayern apostó por los servicios del cafetero en el 2018, recibiéndolo en sus arcas a préstamo con opción de compra. En Múnich sostuvo un buen performance, sin embargo declaraciones desatinadas, hicieron que los bávaros se desencantaran y no hicieran uso de la opcion de compra.

El regreso al Madrid se transformó en una pesadilla para el mediocampista, pues Zidane, DT madrileño, lo borró del equipo.

Tras idas y vueltas, Carlo Ancelotti, en aquel momento técnico del Everton, sugirió a la directiva del club inglés fichar a James. El deseo se convirtió en realidad, y Rodríguez recaló en suelo inglés.

Allí registró un total de 26 partidos jugados, 6 goles y ocho asistencias, que sin ser malos números, lo condicionaron en demasía las lesiones en el sóleo.

La mala suerte seguía persiguiendo al zurdo. ‘Papá’ Ancelotti dejaría de ser entrenador de los Toffies, para dirigir al Real Madrid. Y por si fuera poco, Rafa Benítez (el mismo con el que había tenido problemas en su estancia en la casa blanca), era contratado por el Everton.

Todo esto desencadenó en la inminente salida del volante, que, a sus 30 años, pocos se imaginaban que el destino sería una liga poco conocida como la catarí.

En una de carrera de altas y bajas, con buenas y malas, termina una travesía de 11 años, para un futbolista que el mundo del fútbol esperó mucho más.

 

 

Por Futbol