Uno, fue considerado el mejor jugador del mundo en su época y quedó grabado en la historia por su técnica, estilo y definición. Otro, fue valorado como el directivo más importante de Argentina y de Suramérica en los últimos 30 años. Alfredo Di Stéfano y Julio Grondona, dos vidas que poco se cruzaron entre sí, pero que marcaron una huella imborrable para el fútbol.

DI STÉFANO, 10 MOMENTOS…

  1. El 4 de julio de 1926 nace en Buenos Aires, en el popular barrio Barracas, Alfredo Di Stéfano Laulhé, el primer hijo de don Alfredo, de ascendencia italiana y doña Eulalia Laulhé, quien provenía de familia francesa.
  2. A  los 16 años acude a una prueba en River Plate donde es aceptado para actuar en las inferiores y en 1945, con 19, debuta en Primera integrando un equipo de figuras como Pedernera, Labruna y Loustau.
  3. Es cedido un año a Huracán pero vuelve a River en el 47 y explota en toda su dimensión convirtiéndose en campeón y goleador de la liga con 27 tantos en 30 partidos. El periodista Roberto Neuberger, le da el apodo que lo hizo mundialmente conocido: ‘La Saeta Rubia’ debido a su gran velocidad. Es convocado a la Selección Argentina.
  4. Una huelga paraliza en 1948 la liga argentina y su amigo Adolfo Pedernera viaja a Colombia para unirse a Millonarios. Tras ver el éxito que tiene ‘el maestro’ en Bogotá, Di Stéfano acepta unirse al cuadro azul y son campeones tres veces en cuatro años. Junto a Nestor Raúl Rossi, Julio Cozzi y Antonio Báez conforman el famoso ‘Ballet Azul’
  5. En 1952 Millonarios viaja invitado por el Real Madrid para jugar un partido de celebración por las ‘bodas de oro’ del equipo merengue y los golea (2-4) con doblete de Di Stéfano, uno de Báez y otro de Pedernera. El cuadro bogotano es considerado el mejor del mundo y en Madrid se trazan como objetivo fichar a ‘la saeta’.
  6. El ariete gaucho finalmente llega a España en 1953 y en su temporada de debut con el club blanco sale campeón y goleador con 27 dianas en 28 partidos. Empieza una racha de triunfos y éxitos con el onceno ‘merengue’ que se extiende hasta 1956 cuando el Madrid gana su primera Copa de Europa (Hoy Champions League) tras vencer 4-3 al Stade Reims en juego donde el argentino marca un gol.
  7. Los títulos se multiplican en sus pies y consigue ser determinante en la obtención de cinco Copas de Europa consecutivas entre 1956 hasta 1960, año en el que además gana la primera edición de la Copa Intercontnental. Es Pichichi de la liga española cinco veces en seis años y recibe el Balón de Oro como mejor jugador de Europa en el 57 y 59.
  8. Con 36 años es convocado por España para jugar el Mundial de Chile en 1962 pero una dolencia en la espalda le impide jugar si quiera un minuto. Di Stéfano se resigna a no poder jugar nunca una Copa del Mundo y se despide de ‘la Roja’ con un registro de 31 partidos y 23 goles. Cuatro años después, bordeando los 40, deja el fútbol vistiendo la camiseta del Espanyol. Sus números son espectaculares: 703 partidos oficiales como profesional y 510 goles marcados (Y 184 más en competiciones no oficiales y en partidos amistosos)
  9. Empieza su era como técnico en el Elche en 1967 y se mantiene por 24 años en la actividad. Boca y River en su país, Sporting Lisboa en Portugal y Valencia, Rayo Vallecano, Castellón y  Real Madrid en España le permiten dirigir. Gana tres títulos en Argentina, una liga española con Valencia en el 71 y una Recopa de Europa con el mismo equipo en el 80.
  10. En 1998 ingresa en el Salón de la Fama de FIFA, dos años después es nombrado Presidente de Honor del Real Madrid y France Football lo elige como el cuarto mejor jugador de la historia. En 2013 presenta públicamente como su nueva novia a  la periodista costarricense Gina González, ¡50 años menor que él! Sin embargo, sus hijos presentan un recurso en los tribunales alegando ‘incapacidad’ por parte de don Alfredo e impiden el polémico matrimonio.
  11. El 7 de julio de 2014, horas antes del histórico partido entre Brasil y Alemania por las semifinales del Mundial, Di Stéfano, gran leyenda del fútbol mundial fallece en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid a los 88 años y tres días de edad.

GRONDONA, 5 MOMENTOS…

  1. El 18 de septiembre de 1931 nace en el barrio de Avellaneda, Buenos Aires, Julio Humberto Grondona en medio de una familia pobre. Vivió junto a sus padres y cinco hermanos en una pensión de Sarandí. En su adolescencia se fue a probar a River e ingresó a la quinta división del equipo en donde jugaba como volante 10. Sin embargo, no era muy rápido y como él mismo tiempo después lo confesaba, “era vago para los entrenamientos”
  2. En 1956, apenas con 24 y en compañía de su hermano Héctor y un grupo de amigos del barrio, como Juan Carlos Urtasún, Juan Elena y Américo Besada, da un gran paso en sus habilidades como futuro dirigente al fundar el club Arsenal de Sarandí, que en 1961 comenzó a disputar los torneos de AFA de la categoría ‘Aficionados’. Su equipo fue campeón ascendió a Primera C y empezó un vertiginoso crecimiento con él como presidente durante 20 años.
  3. Grondona no tuvo una carrera profesional. Estudió hasta tercer año en la Universidad de Ingeniería pero abandonó la carrera por una enfermedad de su padre. Aún así, en 1976 recibe un ofrecimiento para ser presidente de uno de los grandes de Argentina como Independiente.
  4. En 1979 llega al máximo sillón dirigencial de la AFA gracias al apoyo del militar Carlos Alberto Lacoste, quien por aquellos tiempos tenía mucha influencia debido a que Argentina estaba bajo la denominadadictadura ‘Proceso de Reorganización Nacional’. Y desde el 30 de abril de 1988 gracias a su poderosa imagen en la Conmebol se convierte en vicepresidente de la FIFA logrando entre otras cosas, que a Suramérica se le adjudicaran 4 cupos y medio para los mundiales. Siempre se jactó de su gran poder de negociación a pesar de que nunca aprendió a hablar inglés. “Mi idioma es el de la pelota”, decía.
  5. Permaneció 35 años en el poder hasta el día de su muerte, el 30 de julio de 2014. En su mandato Argentina obtuvo el Mundial México 86, dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos (Atenas 04 y Pekín 08), la Copa FIFA Confederaciones 1992, las Copas América de 1991 y 1993 y 6 mundiales juveniles sub-20 (1979, 95, 97, 2001, 05, y 07), pero también fue quien más influyó para que Argentina no viniera a la Copa América de Colombia en el 2001, según por miedo a las bombas y los secuestros. “El poder no es mío. Me lo dan. Los demás sienten que tengo poder y eso es lo que vale” fue una de sus máximas.